Dios provee a sus hijos que esperan en Él

martes 27 de diciembre de 2011 - 09:14 a.m. 8076
Ads Relacionados

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 2 Corintios 4:16.

Dios provee a sus hijos que esperan en Él
Síguenos en Facebook

Rogelio se quedó sin trabajo porque la empresa redujo el personal. Durante meses, se presentó en diversos lugares, oró, les pidió a otros que oraran y confío en Dios. No obstante, los sentimientos de él y de su esposa, Julia, fluctuaban. Veían que el Señor les proveía de maneras inesperadas y experimentaban Su gracia, pero, a veces, se preocupaban porque pensaban que nunca encontraría otro trabajo. Esperaron durante 15 largos meses.

Al cabo de un tiempo, Rogelio tuvo tres entrevistas en una empresa y, una semana después, lo llamaron y le dijeron: «¿Alguna vez oyó el dicho: “A veces, las nubes tienen un revestimiento de plata”? Bueno, ¡consiguió trabajo!». Más tarde, Julia me dijo: «No cambiaríamos esa dura experiencia por nada. Hizo que nos acercáramos más el uno al otro y al Señor». Los amigos que habían orado se alegraron y le dieron gracias a Dios.

Pablo quería que la iglesia de Corinto viera que la gracia del Señor estaba obrando en su vida, para que «la acción de gracias [sobreabundara] para gloria de Dios» (2 Corintios 4:15). Sus pruebas eran tan severas que estaba atribulado en todo, en apuros, perseguido y derribado (vv. 8-9). Sin embargo, instaba a la gente a no desanimarse con los problemas (v. 16), sino a confiar en el Señor. Durante nuestras dificultades, podemos acercarnos más a Dios y a los demás, tal como les sucedió a Rogelio y a Julia, y el Señor será alabado por Su gracia.

LEA: 2 Corintios 4:7-18

No hay mejor momento para adorar a Dios que ahora mismo.


¿Comparte con tus amigos esta reflexión por el Facebook?