Jesús nos llamó a rescatar vidas, a hacer que las personas sepan que hay un Dios que los Ama

jueves 11 de julio de 2013 - 07:57 a.m. 1327
Ads Relacionados

La verdad es que muchos están muriendo con el deseo de ser escuchados, de que alguien se preocupe por ellos. Los que están destruyendo su vida, son los que más necesitan de nosotros...

Jesús nos llamó a rescatar vidas, a hacer que las personas sepan que hay un Dios que los Ama

¿Has intentado salvar la vida de alguien?

Tal vez delante de ti pasan personas destruyendo su vida, podría ser; drogándose, emborrachándose, quizá se destruyen con la depresión que sufren por lo que les tocó vivir y solamente esperan que su fin llegue pronto. Un ejemplo podrían ser algunas personas de la tercera edad, quienes ya no quieren continuar, y te preguntas ¿Podré rescatarlos de su infierno?

“Sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados.” Santiago 5:20 (LBLA)

Jesús nos llamó a rescatar vidas, a hacer que las personas se den cuenta del error de su camino y vuelvan al que es correcto, y ¡no solo eso!, después de hacer lo que tenemos que hacer, nos premia cubriendo la multitud de nuestros pecados. Tal vez por éste gran premio, muchos piensan que salvar a alguien es casi imposible, lo que no se dan cuenta, es que solamente te puede costar una llamada.

Recuerdo que acepté a Jesús en mi corazón cuando era adolescente, como sabía que necesitaba de Dios me gustaba asistir a la iglesia para escuchar las predicas, sin embargo, todavía no quería asumir el reto de seguirle, no quería renunciar, era una de las personas que llamamos “inconstantes y tibias”, hasta que me internaron en un hospital. Me encontraba mal y aunque fue un momento difícil, no lo comuniqué a la iglesia, todavía quería enfrentar la situación a mi manera, entonces recibí una llamada, era el líder de jóvenes de mi grupo, solo quería saber cómo estaba. Ese día no pude evitar llorar, al saber que había alguien que se preocupaba por mí. Fue entonces el comienzo de un compromiso serio con Dios.

“Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.” Mateo 25:40 (LBLA)

La verdad es que muchos están muriendo con el deseo de ser escuchados, de que alguien se preocupe por ellos. Los que están destruyendo su vida, son los que más necesitan de nosotros, por tanto, si delante de ti han pasado éstas personas, te animo a darles un poco de tu tiempo, una llamada, un visita, para saber cómo se encuentran, o solo para escucharlos. Recuerda que “lo que haces por ellos, lo haces por nuestro Señor también”.

¡Si no intentas salvar una vida, no salvaras ninguna!

Por: Shirley Chambi


Comparte con tus amigos este Devocional por el Facebook