Las Crisis En El Matrimonio, ¿Qué Puedo Hacer?

miércoles 13 de junio de 2012 - 11:28 a.m. 200457
Ads Relacionados

Una crisis matrimonial ocurre cuando los cónyuges no saben cómo manejar sus diferencias y como consecuencia se ofenden mutuamente...

Las Crisis En El Matrimonio, ¿Qué Puedo Hacer?

Si tu matrimonio está atravesando una crisis, significa que está enfermo, necesita atención!

Una crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización emocional, caracterizado por la incapacidad del individuo para enfrentar una situación particular y obtener un resultado positivo o dar alguna solución al problema.

Una crisis matrimonial ocurre cuando los cónyuges no saben cómo manejar sus diferencias y como consecuencia se ofenden mutuamente, llegando al extremo de lastimarse muy seriamente o llegar al punto de que ya no le importa nada a alguno de los dos, o a los dos. Esto es lo que llamamos un divorcio emocional o una crisis de cuidados intensivos.

Un matrimonio llega al punto de crisis cuando no se atendieron los síntomas y se dejo continuar con el problema de irrespeto, desconsideración, egoísmo, etc; que normalmente empieza con discusiones por asuntos cotidianos, pero se va agravando con múltiples incrementos en el tono agresivo de la voz, ataques verbales mutuos, actitudes de indiferencia, presión emocional y en algunos casos hasta violencia doméstica.

La actitud del perdón sincero para pedirlo, como para darlo y de manera incondicional es un elemento fundamental para controlar o al menos mitigar las crisis matrimoniales. Pero además de esto, se debe concientizar sobre las raíces que generaron la crisis, para buscar soluciones integrales que acepten los dos.

Las raíces de las crisis son generalmente diferencias de criterio en cuanto a cómo manejar los asuntos del diario vivir. Para resolver estas raíces, tenemos primero que nada, aceptar que existen esas diferencias, aceptar que es probable que no siempre tengamos la razón, aceptar que hay sentimientos de dolor y tristeza en nuestro corazón, pero también que tenemos que cambiar varias actitudes y aprender a ser más tolerantes.

1 Pedro 3:8-9 En fin, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables. No devolváis mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados a heredar bendición.

Si tu matrimonio está en una fase muy avanzada de crisis, evidentemente será más difícil recuperarlo, pero no imposible. Para los que están en Cristo, todo es posible. Lo mejor que se puede hacer es tratar de revivirlo con paciencia, con mucha suavidad y ternura. Se debe asumir una actitud muy humilde y perdonadora, pero a la vez transparente y sincera; para expresar los sentimientos en tono restaurador. Hágalo con ayuda capacitada.

Hay casos en los que ya la descomposición emocional es tan fuerte que aparentemente ya no hay solución. Sin embargo debes seguir tratando de hacer lo correcto como hijo(a) de Dios y de buscar la ayuda adecuada. Y todo lo que hagas, hazlo como para Dios. Colosenses 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres. La actitud de los hijos de Dios, es hacer las cosas bien aunque pensemos que el cónyuge no lo merece, pero lo hacemos esencialmente para honrar a Dios y su palabra. Eso es FE!

No sabemos en qué estado real está tu matrimonio hoy, pero si sabemos que nuestro Padre Celestial nos ha dejado las herramientas, para que aquellos que vivimos con la identidad de hijos de Dios, podamos ponerlas en práctica y resolver cualquier tipo de crisis. No es fácil, pero con paciencia y humildad y en obediencia a la palabra de Dios, si es posible. Frecuentemente se requiere de una ayuda externa calificada. Búscala hoy mismo.

Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!

Luis Y Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org
matrimonios@libresparaamar.org


¿Comparte con tus amigos este artículo para matrimonios por el Facebook?