Servir a los demás

martes 08 de mayo de 2012 - 09:05 a.m. 6376
Ads Relacionados

Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso. Proverbios 31:9.

Servir a los demás

Mientras estaba en el edificio de los tribunales esperando que el juez atendiera su causa, Gabriel oía una historia triste tras otra de gente que perdía la casa. Muchos atravesaban el proceso como si les resultara un tema conocido, pero una mujer llamada Lucila parecía desconcertada. Él percibió que la mujer no sabía qué hacer ni adónde ir.

Trató de acallar la suave voz interna que lo instaba a ayudarla, pero no pudo. Pensó en varias razones para no involucrarse. En primer lugar, empezar una conversación con extraños no era una de sus virtudes; en segundo lugar, tenía miedo de que lo malinterpretara. Pero pensó que Dios lo estaba induciendo y no quería arriesgarse a desobedecer.

Cuando la vio que salía del tribunal, le habló. «Señora —le dijo—, escuché su testimonio en la corte y creo que Dios quiere que la ayude».

Al principio, Lucila desconfiaba, pero Gabriel le aseguró que su actitud era sincera. Hizo unas llamadas telefónicas y la conectó con gente de una iglesia local que le brindó la ayuda que ella necesitaba para no perder su casa.

Dios nos ha llamado a un servicio activo (1 Juan 3:18). Cuando sentimos que Él nos motiva a ayudar a alguien, debemos estar dispuestos a decir: «Estoy convencido de que el Señor quiere que te ayude».

LEA: 1 Juan 3:16-23

Nada nos hará sentir mejor que cuando servimos a los demás.


¿Comparte con tus amigos este Devocional por el Facebook?