Tolerancia En La Relación Matrimonial

martes 19 de junio de 2012 - 10:06 a.m. 19203
Ads Relacionados

El mandato bíblico es que procuremos siempre la paz. Los matrimonios tenemos siempre muchas ocasiones para contender, pero una actitud de humildad y mansedumbre es necesaria para poder superar la mayoría de los conflictos.

Tolerancia En La Relación Matrimonial
Síguenos en Facebook

Tolerancia es la disposición a admitir en los demás una manera de ser, de obrar o de pensar distinta a la propia. Sinónimos: Paciencia, condescendencia, aguante, permisividad.

Es una actitud del corazón que tiende a procurar la paz en la relación. La humildad es un valor fundamental para practicar la tolerancia.

Ejemplos: Cuando tu cónyuge piensa diferente, cuando tu cónyuge no te entiende, cuando tienen que tomar decisiones de dinero, cuando tenemos que aceptar los gustos y deseos del otro, cuando tienes que compartir intereses familiares, cuando tienen que distribuir el tiempo, cuando hablan de la educación de los hijos.

La intolerancia ó la baja tolerancia, se fundamenta por lo general en la frustración por raíces de amargura, faltas de perdón, heridas del pasado, temperamentos perfeccionistas, insatisfacción en la vida, escasez económica, y otros problemas de la vida.

Solución: Practicar el perdón y poner la mirada hacia adelante.

Cuando te sientas herido(a), expresa el sentimiento, no el pensamiento o la queja.

Expresar el pensamiento produce sufrimiento,

pero expresar el sentimiento produce arrepentimiento.

Romanos 14:19 Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua.

Efesios 4:2-3. Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, esforzándoos por preservar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz.

El mandato bíblico es que procuremos siempre la paz. Los matrimonios tenemos siempre muchas ocasiones para contender, pero una actitud de humildad y mansedumbre es necesaria para poder superar la mayoría de los conflictos. Es una actitud que siempre procura la paz y la edificación. Es una actitud paciente y que esta dispuesta a darle al cónyuge al menos el beneficio de la duda con tal de obtener la paz en el hogar.

Si en tu matrimonio ha habido problemas de intolerancia, tomen la decisión de cambiar de actitud y aprender a expresar el sentimiento y no la queja; y procurando a toda costa la paz y la edificación mutua. Tenemos que decidir soportar las debilidades del cónyuge, porque él o ella, también tiene que soportar las nuestras!

Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!

Luis y Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org


¿Comparte con tus amigos este artículo para matrimonios por el Facebook?